La cuarta semana del VIII Máster en RSC de la Universidad de Murcia se centró en las relaciones con los grupos de interés de acción social. En primer lugar, el jueves 4 de febrero de 2021 participó la Directora de Proyectos e investigadora de la Cátedra de RSC de la UMU, Sylvia López Davis, y el gerente de Fundown y presidente de Cermi Región de Murcia, Pedro Martínez.

Mientras que el viernes 5 de febrero de 2021 participaron Francisco José Alcayna, director de RRHH y RSC de Eversia; José Ramón Carrasco, dirse de Proexport; y Paco Perán, emprendedor de Iniciativas El Gigante y presidente de la Fundación Iniciativas El Gigante. Así como nuevamente Sylvia L. Davis para explicar en detalle la matriz de materialidad.

En su sesión, Sylvia López Davis comenzó aclarando que diferencia existe entre la acción social y la RSC, según Fundación Adecco. Una es filantrópica y la otra estratégica. Una tiene un carácter reactivo, y la otra implica una anticipación.

La Directora de Proyectos e investigadora de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia, Sylvia López Davis, experta en analizar el retorno social de la inversión en RSC.

En materia de acción social, para las empresas las acciones con la comunidad es prioritaria, por encima de otros grupos de interés externos, como los proveedores. Esto se traduce, por ejemplo, en apoyo a actividades culturales o deportivas en la comunidad local o programas de integración laboral con grupos desfavorecidos.

La acción social implica el «apoyo a personas desfavorecidas, directamente o a través de entidades del tercer sector, y que se articula en programas concretos» de actuación. En general, acciones que son canalizadas a través de las organizaciones del tercer sector, que cuentan con una gran flexibilidad organizativa.

¿Qué oportunidades tiene el tercer sector?, se preguntó Davis. «Su expansión, su concentración, el empleo de nuevas tecnologías y las nuevas formas de relación con los donantes», especificó.

«Antes de ejecutar la acción social, lo más importante es la credibilidad, es decir, no tener una imagen contaminada a ojos de la sociedad. En segundo lugar, debe haber un replanteamiento de la actividad desde la ética: que integre procesos, respeto por la leyes, lealtad y colaboración con el desarrollo de la sociedad y compromiso con cada grupo de interés», aseveró.

«Se debe trabajar la ética de la empresa, pero también la ética individual y colectiva», matizó. También trabajar conceptos como la cercanía o la empresa ciudadana, «porque la acción social es la parte de la RSC más visible, pero la última que se debe acometer por la empresa».

Este trabajo en RSC repercute en una reputación social positiva y permanente, aumentando el valor de la empresa en el mercado, aumenta la fidelidad y, por supuesto, diferencia tu producto.

Como ejemplos, Sylvia L. Davis presentó a los alumnos y alumnas Teaming: una plataforma de crowdfunding, donaciones, comunidad y más.

Otro ejemplo de acción social puesto por Davis fue la campaña ‘Tarritos de felicidad’, por parte de la compañía Hero España. Por último, esta investigadora de la Cátedra de RSC hizo hincapié en la importancia de medir el retorno social de la inversión (SROI), para evaluar proyectos sociales.

Posteriormente, el gerente de Fundown y presidente de Cermi Región de Murcia, Pedro Martínez, acercó la realidad del tercer sector y su relación con la RSC. En su participación, comenzó explicando la importancia de la Ley de Dependencia (2006), en donde se obliga a las Administraciones Públicas a que las personas dependientes sean atendidas.

De izquierda a derecha: Pedro Martínez, gerente de Fundown y presidente de Cermi Región de Murcia, junto a Sylvia L. Davis y Salvador Ruiz de Maya, investigadores de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia.

«Tenemos un interés público, pero una gestión privada«, aclaró nada más comenzar su intervención, en donde realizó una comparación entre la patronal CEOE y CERMI para acercar al alumnado del VIII Máster en RSC de la UMU cómo se gestiona el tercer sector en España.

A su juicio, la legitimidad del tercer sector proviene de la moral, del conocimiento de la técnica de las necesidades de colectivos específicos, de la legalidad y el respaldo social y político. «A nosotros nos gusta decir que ejercemos incidencia política, no lobbying«, recalcó Pedro Martínez. Es decir, «buscamos el interés público, ya que tenemos una visión transformadora de la sociedad y buscamos impacto global».

«¿Qué necesitábamos para mejorar? Un discurso común, los mismos objetivos, consenso, coherencia interna, visión global, capacidad de interlocución y visibilidad», detalló el gerente de Fundown. Por todo ello, desde la Plataforma Tercer Sector ejercen de frente común.

«Con la RSC se ha producido un acercamiento sin precedentes para que empresas y ONG’s colaboren», expresó. En este sentido, valoró que la Cátedra de RSC de la UMU ha promovido desde sus comienzos este punto de encuentro, «para que todos ganemos», dijo el presidente de Cermi Región de Murcia.

De izquierda a derecha, Francisco José Alcayna (Eversia), Francisco Perán (Iniciativas El Gigante), José Ramón Carrasco (Proexport) y Salvador Ruiz de Maya, investigador de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia.

El viernes 5 de febrero de 2021 se celebró la ‘Mesa redonda: acción social’, en donde participaron representantes de Eversia, Proexport e Iniciativas El Gigante. El primero en intervenir fue el director de RRHH y RSC de la empresa molinense EversiaFrancisco José Alcayna, quien definió la RSC «no como una moda, sino una actitud».

«Todo empieza por establecer, entender y aplicar la identidad de la empresa basada en unos valores para provocar un cambio positivo en la sociedad«, explicó. En su intervención, detalló las acciones solidarias llevadas a cabo desde 2012 en la compañía, anteriormente denominada Plásticos Romero, deteniéndose en la campaña ‘Euro Solidario Eversia‘. En esta acción social, cada año los trabajadores recaudan una cantidad económica que destinan a distintas causas sociales que deciden los propios empleados.

El director de RRHHy RSC de Eversia también destacó el compromiso de la empresa con la discapacidad, ya que colaboran con Assido desde hace más de una década. Un trabajo en favor de la inclusión laboral de personas con Síndrome de Down y discapacidad intelectual.

El dirse de la asociación Proexport, José Ramón Carrasco, en el VIII Máster en RSC de la Universidad de Murcia.

Por su parte, el dirse de la asociación Proexport, José Ramón Carrasco, explicó a los alumnos y alumnas que «la agricultura es un motor de empleo fundamental” en la Región de Murcia, “tanto en el presente como en el futuro económico”. 

De hecho, las empresas asociadas a Proexport comercializan cerca de un millón de toneladas de tomate, lechuga, brócoli, coliflor, melón y otras hortalizas y frutas, dando empleo directo a más de 28.000 trabajadores. 

En materia de RSC, Carrasco destacó el proyecto ‘Fruticoles’, en donde participaron el pasado año 92.000 escolares murcianos pertenecientes a 442 centros.   ‘Fruticoles’ es una campaña de acción social para promocionar el consumo de fruta. En particular, manzana, pera, plátano, tomate, ciruela, albaricoque, nectarina, melón, naranja, sandía, apio y zanahoria.

Paco Perán, empresario de Iniciativas El Gigante en el VIII Máster en RSC de la Universidad de Murcia.

Cerró las intervenciones de esta mesa redonda el empresario lorquino Paco Perán, de Iniciativas El Gigante. Esta pyme, que celebra este año su 25º aniversario, nació en 1996, y está especializada en el ocio y tiempo libre.

Perán comenzó su exposición explicando a los alumnos que «cualquier pequeña empresa puede realizar acciones sociales en beneficio de la comunidad local». «Y si luego se tiene impacto mediático, mejor que mejor», comentó en alusión al reportaje que le realizaron recientemente desde el programa ‘Emprende’ de TVE.

Sobre sus acciones sociales, concretó tres que lleva a cabo actualmente la Fundación Iniciativas El Gigante: ‘Pérdida y duelo con el Covid 19: Guía para adultos y niños’, el programa ‘Reencuentro’ y los premios ‘Gigantes’.

Cerró la cuarta semana del VIII Máster en RSC la investigadora Sylvia L. Davis, a través de la matriz de materialidad. Esta herramienta analiza a la estrategia de la compañía y su modelo de negocio, que permite establecer un plan de acción que priorice aquellas áreas de actuación y proyectos que potenciarán la compañía a crear valor compartido con sus grupos de interés en los ámbitos económico, social y medioambiental.

La matriz de materialidad conlleva objetivos, motodología, resultados, conclusiones y anexos. Se busca identificar los temas o retos más importantes con respecto a su sostenibilidad en el futuro, contrastando que tienen los directivos de la empresa con la del resto de grupos de interés.